Periodismo, deportes y actualidad

20 AÑOS NO SON NADA

25.07.2012 19:12

 

 

25 de Julio de 1992. Han pasado 20 años de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Aquellas Olimpiadas fueron un antes y un después en el deporte español. Un punto de inflexión para un país que mostraba sus encantos al mundo. Barcelona se convirtió en el epicentro mundial del deporte. Además, 1992 fue un año de bonanza para nuestro país. Sevilla acogió la Exposición Universal, la EXPO 92, un escaparate mundial para la capital hispalense, que también inauguraba el AVE, el principal avance en comunicaciones de los últimos tiempos.

 

20 años después nuestro país muestra una cara bien diferente. El paro, la recesión económica, el rescate y la prima de riesgo copan los informativos y las portadas de prensa. Regresamos al pasado. Cuando Epi cedió la antorcha olímpica al lanzador de flechas Rebollo tomaba inicio el momento más glorioso para el deporte olímpico español. Un total de 22 medallas (13 oros, 7 platas y 2 bronces) fue el balance conquistado por los deportistas españoles en cuanto a metales. Especial mención para el oro en fútbol, uno de los momentos más mediáticos de los Juegos del 92.   

 

 

Ahora la empresa se antoja más complicada. Igualar o superar el número de medallas cosechadas en las Olimpiadas del 92 parece imposible. Las bajas de Rafa Nadal, el ciclista Samuel Sánchez y la retirada de deportistas ilustres como Gervasio Deferr o Almudena Cid lastran las expectativas españolas.

 

No obstante, toca confiar en la armada española para seguir obteniendo recompensas deportivas, que son las únicas que nos estamos llevando en los tiempos que corren. En deportes colectivos, hay opciones de medalla en baloncesto, balonmano, fútbol, natación sincronizada, aunque serán metales muy trabajados debido a la alta competitividad. Seguro que el Brasil de Neymar y el equipo USA de basket nos pondrán muchos obstáculos. En disciplinas individuales hay muchas esperanzas depositadas en los regatistas Iker Jiménez y Xabi Fernández, el piragüista David Cal y el triatleta Gómez Noya. Londres tiene la última palabra. La suerte está echada.

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode