Periodismo, deportes y actualidad

LA MEMORIA DE LA IDEOLOGÍA (2)

15.01.2013 20:30

Lo prometido es deuda. Os dejo un segundo extracto de "La Memoria de la ideología". En esta parte se recoge el testimonio de José González ( Pepe Capita). A través de sus palabras nos acercamos al contexto socioeconómico de la época.

 

 

La mayoría de la población de Casas Viejas vivía en chozas. En contraposición, encontramos hoy en día, numerosos apartamentos y viviendas de lujo, lo que supone el fiel reflejo del paso del tiempo. La aldea contaba con unas infraestructuras educativas muy deficientes. Dos maestros eran los encargados de educar religiosamente a los niños. Además, no todos los niños podían ir a la escuela, lo que permitía que muchos de ellos aprendieran a leer y a escribir cuando asistían a las reuniones clandestinas del grupo anarquista de Casas Viejas. Muchos niños se empaparon de prensa libertaria. Poco a poco se estaba preparando de forma inconsciente el camino hacia la revolución.

 

Por ello, no es de extrañar que este contexto pobre y mísero, el anarquismo se utilizara como una vía salvadora. Supuso una puerta abierta a la esperanza, una puerta que podría desembarcar en un futuro más próspero. En los años 30, el anarquismo empezaba a contar con un gran respaldo en Andalucía. La CNT contaba con un número importante de afiliados. Concretamente, como bien apunta el historiador y profesor de Ciencias Sociales, Pepe González Benítez, en la CNT de Casas Viejas había quinientos afiliados, mientras que el PSOE sólo contaba con 25 afiliados. Hablamos de una aldea con una gran presencia anarquista, lo que contrasta con la ideología actual de los benalupenses, ampliamente marcada por el socialismo.          

 

Se comenta que las ideas anarquistas llegaron a Casas viejas procedentes de Medina Sidonia. Cuando en 1874 la AIT fue declarada ilegal, la federación local anarquista de Medina Sidonia empezó a trabajar desde la clandestinidad. El panorama cambia en 1882, cuando la AIT vuelve a legalizarse. A partir de entonces, se multiplicó la propaganda que permitió que los ideales anarquistas llegaran a las zonas rurales. No obstante, el aspecto esencial para la organización del núcleo anarquista de Casas Viejas tuvo lugar con la llegada de José Olmo a la localidad. José Olmo era uno de los anarquistas más activos de Medina Sidonia.  Este hecho supuso la organización de los trabajadores del campo de Casas Viejas alrededor del anarquismo.

 

Esta organización se hacía necesaria ante las necesidades de la población y la mala gestión del poder político, sobre todo en lo referente a la reforma agraria. Con respecto a ello, Pepe González nos ofrece algunos detalles del panorama político de la época antes de que estallase la revolución libertaria. “La inestabilidad presidía el régimen político español, un nuevo gobierno que llega de forma inesperada, un gobierno que no ha tenido tiempo para poner en marcha los cambios prometidos; con una situación, la del campo, sobre todo, en el sur, que amenaza con explotar en cualquier momento. La derecha terrateniente, que se oponía a la reforma agraria, decidió no sembrar sus tierras. Ante ello, nos encontramos con la impaciencia campesina, que comenzaba a cultivar los ideales anarquistas, y que veían como las reformas no llegaban y aumentaba el paro y el hambre”. Pepe González manifiesta con rotundidad que “el paro y el hambre no permitían ser muy pacientes”

 

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode