Periodismo, deportes y actualidad

UN AÑO DE CUYO NOMBRE NO QUIERO ACORDARME

21.11.2012 17:36

 

 

 

Con una expresión similar comienza la obra literaria más importante de nuestro país, Don Quijote de la Mancha. No dudo que puedan existir similitudes entre el personaje de la novela de Cervantes y Mariano Rajoy pero no es el caso. Lo dejamos para otra ocasión. Sinceramente prefiero no acordarme del primer año de Gobierno del dirigente popular. El balance es nefasto y desolador por calificarlo de alguna manera. Sólo he hecho uso de los dos primeros adjetivos que han pasado por mi mente. Desgraciadamente hay muchos más y todos en el mismo tono.

 

No a la subida del IVA. No a la subida de impuestos. No a los recortes en la educación y la sanidad, pilares de la sociedad del bienestar. Son algunas negativas que mencionó una y otra vez Rajoy cuando el mandato del PSOE tomaba su fin. También formaron parte de la campaña electoral del PP. Un año después, las medidas ejecutadas por el presidente del Gobierno lo dejan al descubierto. Promesas incumplidas y políticas restrictivas que se han traducido en un amargo malestar en la ciudadanía. Dos huelgas generales y un buen número de manifestaciones dan fe de ello.   

 

Los que pensaban que el 21 de noviembre de 2011 iban a brotar los puestos de trabajo se equivocaron. Se creyeron una realidad que no presenta color ni por asomo. Y mira que hubiera sido bonito, ya que lo que importa es el crecimiento económico del país gobierne quien gobierne. Con datos en la mano, el paro ha subido, el índice de crecimiento (PIB) ha descendido y la temida prima de riesgo crece, llegando a alcanzar cifras insólitas en el pasado verano (por encima de los 600 puntos). Números que confirman que las medidas tomadas por el Gobierno del PP durante su primer año de legislatura, de momento, no han surtido ningún efecto en nuestra maltrecha economía.   

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode