Periodismo, deportes y actualidad

VUELTA ATRÁS 18 AÑOS DESPUÉS

11.05.2013 12:35

 

La otra final de Londres ya ha dado sus primeros pasos. Olympiacos y Real Madrid vuelven a verse las caras en el partido más decisivo de la Final Four. Uno de los dos será el campeón de la Euroliga 2013. Si fuera el conjunto griego el vencedor, sería su segundo título consecutivo. 18 años después de la final de Zaragoza, El Real Madrid vuelve a disputar el partido decisivo de la Final Four. Se da la coincidencia que el rival por aquel entonces era el Olympiacos, el mismo equipo con el que medirá sus fuerzas mañana. Un retroceso en el tiempo del que esperan sacar el mismo botín. Este año ambos equipos no se han enfrentado en el transcurso de la competición.

 

Por segundo año consecutivo, Olympiacos le come la tostada al CSKA de Moscú. Los rusos llegaban a Londres con la vitola de favoritos y se despiden tras realizar un paupérrimo encuentro. Muy fallones desde la línea de tres y con un porcentaje muy bajo en tiros de dos. Sus estrellas dejaron un paso testimonial por Londres. Excelsa defensa de Olympiacos, sin duda, la clave de un partido que no ha destacado por una alta anotación. Los griegos son un conjunto con mayúsculas. Sin apenas jugadores de relumbrón, su gen competitivo y su capacidad de sacrificio les hacen ser temibles.

 

 

Le acompaña en la final el Real Madrid que se deshizo, no sin problemas, de un competitivo Barcelona. Lección de Xavi Pascual. El técnico catalán aprovechó sus escasos recursos al máximo. Comenzaron dominando el partido, con Navarro y Tomic como estiletes. El pívot croata, ex del Real Madrid, ha triplicado su rendimiento esta campaña. Está claro que el juego del Barcelona la viene como anillo al dedo, pero también ha cambiado de actitud en la pista. El Barcelona dominó durante varias fases hasta que en el último cuarto se quedó sin gasolina. Ese momento, donde se ganan los partidos, fue aprovechado por un Madrid agresivo que encontró muchas facilidades para anotar por dentro. Destacar en esa faceta la labor de Felipe Reyes. El eterno capitán siempre da la cara. A ello hay que sumar el juego clarividente de Sergio Rodríguez. El base canario aportó frescura y numerosas asistencias al juego de los blancos. Al final, 67-74 a favor de los merengues. Vuelven a optar a un título, que en caso de conseguirlo, sería el noveno en su amplio palmarés.  

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode