Periodismo, deportes y actualidad

CALVARIO FEMORAL

13.11.2013 17:47

 

 

Messi no era Messi. Ese es el mejor resumen para definir el actual estado del jugador más determinante del Barcelona. Una lesión encubierta era el terror que padecía el crack argentino en su rostro. Una cara lejana de tiempos felices en los que avasallaba a sus rivales sin piedad. Goles, goles y más goles. Esa era su carta de presentación en los terrenos de juego. Este año la situación era distinta. Su estado físico no acompañaba y el rendimiento del jugador empezaba a ser cuestionado. La apatía se había adueñado de su juego. Incluso llegó a acumular cinco partidos consecutivos sin anotar un gol. Cifras inusuales para un jugador acostumbrado a romper las estadísticas.  

 

Todas las miradas se centran en el bíceps femoral. Un músculo que se ha hecho popular. Es el principal culpable de la tristeza y el bajo nivel que había mostrado en las últimas jornadas. Se trata de una lesión que ya había sufrido con anterioridad y que puede dar problemas si no se trata bien. Y nos preguntamos, ¿qué es el bíceps femoral? El bíceps femoral es un músculo que se encuentra en la parte posterior del muslo, que va desde la pelvis hasta la altura la rodilla. Su función principal es la de extensión del muslo y flexión de la rodilla. Este músculo es el que más frecuentemente se lesiona en los velocistas, por eso se le conoce en el argot deportivo como la lesión del velocista.

 

El bíceps femoral está siendo un auténtico calvario para Messi. Se ha roto tres veces: ante el Atlético en la Supercopa y frente a Almería y Betis en Liga. Los partes médicos han dictado lo siguiente: El 22 de agosto en la Supercopa se produjo un hematoma en el bíceps femoral de la pierna izquierda; el 22 de septiembre en el partido de Liga que disputó en Almería padeció una lesión fibrilar en el bíceps femoral de la pierna izquierda; por último, el 11 de noviembre sufrió una rotura muscular en el bíceps femoral de la pierna izquierda en el partido ante el Real Betis. Si atendemos a los números, de las 16 lesiones que ha tenido a lo largo de su trayectoria deportiva, 9 han sido en el bíceps femoral. Una estadística que revela el castigo que somete el argentino con su juego a este músculo.  

 

¿A qué se debe esta lesión? Las opciones pueden ser varias. La más recurrida se aferra a la escasa preparación física del argentino durante la pretemporada. Un verano enfocado en giras y partidos benéficos por diversos lugares de la geografía mundial. Más de 100.000 kilómetros. Una losa que influye de forma decisiva en su preparación física. Poco descanso y mucho ajetreo para sus músculos. Los expertos recomiendan que durante las vacaciones los jugadores deben descansar para recuperarse del tremendo esfuerzo que exige la temporada. Otro punto de vista se centra en el aspecto alimenticio. Desde la salida de Guardiola (estricto en la faceta nutritiva) los jugadores no se someten a controles para regular su alimentación. Me declino por una mezcla de las dos vertientes. El excesivo poder de Messi tampoco ayuda. Es muy ambicioso. Quiere jugar siempre a toda costa. Y ahí falla el club, que no ha sabido gestionar el descanso necesario para el jugador.  

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode