Periodismo, deportes y actualidad

EL ÉXITO DE ANCELOTTI

01.03.2014 20:05

 

 

En un club como el Real Madrid el listón siempre está muy alto. Sólo hay sitio para los mejores. Incluso los mejores han sido cuestionados. El conjunto blanco, 20 meses después, vuelve a liderar Primera División. Significa mucho tiempo copando posiciones secundarias, mirando por detrás del Barcelona o Atlético de Madrid. Ahora estamos ante un panorama distinto. El equipo está enchufado, los jugadores claves responden con creces y la armonía del grupo es la adecuada para conseguir los objetivos. Se empieza a valorar el trabajo del técnico. Ancelotti está dónde quería estar. Con el equipo en perfectas condiciones para la disputa de los títulos. Analizamos algunas claves de su éxito actual.

 

- Buen ambiente en el vestuario: Ancelotti ha conseguido que reine la paz y sólo se hable de fútbol. No hay lugar para los malos rollos y para las confrontaciones pasadas. El técnico se identifica con la filosofía de Vicente Del Bosque. Eso se nota en el día a día del Real Madrid.  

 

- Las rotaciones en la portería relanzan a Casillas: Muchos pensaban que la suplencia de Casillas en Liga iba a ser un problema. El guardameta de Móstoles se ha empeñado en demostrar lo contrario. Está mejor que nunca. Bate records de imbatibilidad (952 minutos entre todas las competiciones). Sigue realizando intervenciones milagrosas, pese a sólo disputar los encuentros de Copa y Champions. Por su parte, Diego López está rindiendo a buen nivel en la competición doméstica. Una alternancia que ha aumentado la competitividad en la portería blanca.  

 

- Protector con Jesé: El canterano es el gran descubrimiento de la temporada. En las oficinas del club sabían de su calidad, pero nunca pensaban en un despegue tan meteórico. Su progresión no tiene límites. Sorprende que no contara nada para Mourinho la pasada temporada. Tiene calidad y está en buenas manos. Zidane se encarga de pulirlo y “mimarlo” en los entrenamientos. Ha anotado goles clave en estadios de postín.  

 

- Encuentra el sistema ideal: A principios de temporada se le veía con dudas. No daba con la tecla. Apenas repetía alineaciones. El equipo ganaba con mucho sufrimiento en sus salidas. La lesión de Khedira propició la instalación en la media de Di María. El argentino se ha acoplado a la perfección al 4-3-3. Comparte medio campo con Modric y Xabi Alonso (ambos imprescindibles). En defensa, Carvajal y Arbeloa alternan el lateral derecho. El resto de demarcaciones están adjudicadas, salvo lesión, sanción o rotaciones.    

 

- Paciente en el acomodo de Bale y Benzema: Bale llegó sin hacer pretemporada. Tampoco ayudaba el estrés al que le había sometido su fichaje. Poco a poco, el galés se adapta. Ha superado sus problemas musculares (que incluso pusieron en entredicho la rentabilidad de su fichaje). Presenta buenos números y da la sensación que va a más. A balón parado ha demostrado una gran eficacia. Por su parte, Benzema es el eterno discutido. Nadie duda de su calidad. Su apatía y desgana le han condenado en multitud de ocasiones. Con Zidane a su lado se siente más arropado. Su rendimiento se acerca a las expectativas que había depositadas en él.   

 

- Estalla el mejor Modric: Muchos lo consideran el jugador de la temporada. El croata, en su segunda temporada, está luciendo toda su calidad y capacidad creadora. Asiste, organiza, distribuye con criterio, pelea, recupera.. Es el auténtico timón del juego de ataque del Real Madrid. Se compagina a la perfección con Xabi Alonso. Hacía tiempo que el equipo blanco no contaba con un doble pivote como el actual. La sala de máquinas tiene un jefe: Luka Modric.  

 

- La ambición de Cristiano: El reciente Balón de Oro está hambriento. Está encantado con Ancelotti. En su círculo más cercano habla maravillas del míster. Ostenta el papel de líder. Su ansía de triunfos y su gen competitivo lo convierte en un jugador temible. Ha alcanzado la plena madurez como futbolista.  

 

- Equilibrio y solidez defensiva: El cerrojo de 2014. El equipo encaja muy pocos goles. Pepe y ramos se han consolidado como pareja de centrales. El sevillano se sobrepuso a su mal inicio de campaña. Es el jefe de la zaga. Pepe está impecable en los cruces y en la anticipación. Los laterales también aportan su granito de arena. El equilibrio en la media también se palpa en el rendimiento defensivo del equipo. Los rivales llegan menos y apenas tiran a portería.  

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode