Periodismo, deportes y actualidad

FUGA DE TALENTO

05.09.2013 18:31

 

 

El cierre del mercado de fichajes suele deparar algunas sorpresas. Muchos seguimos sin entender el porqué de ese ajetreo final. ¿No han tenido todo el verano para poder colocar a los jugadores y para fichar a las piezas deseadas? ¿Por qué esperar hasta el último segundo? Preguntas que nos hacemos año tras año. Al final se cristalizó el traspaso de Bale. El culebrón del verano se cerró de forma oficial un día antes de la campanada final. El desembarco de Bale dejó daños colaterales. Ozil pone rumbo al Arsenal. Es la operación más destacada del último día de mercado.

 

El talentoso jugador alemán cambia Madrid por Londres. El Arsenal desembolsa cerca de 50 millones de euros (es la mejor venta en la historia del Madrid). Una magnífica operación económica (llegó al Madrid hace tres años por 15 millones de euros) que genera muchas dudas en el plano deportivo. En el fútbol el talento escasea. Ozil es uno de esos jugadores que sólo por sus movimientos desprende fútbol. De momento, su marcha provoca grietas en un vestuario que parecía haber recobrado la normalidad. Muchos compañeros del alemán se han pronunciado en contra de su pase al fútbol británico. Tampoco sabemos los verdaderos motivos de su venta. Se comenta que estaba mal aconsejado por su padre. Lo que es evidente es que el jugador se va a un club de segundo nivel europeo. Ozil, en este sentido, se asegura la titularidad pero retrocede. Fichar por el Arsenal es un paso atrás en su carrera.  

 

El madridismo está dividido. Muchos piensan que es una operación excelente. Con la llegada de Bale y la irrupción de Isco no tenía sitio en los esquemas de Ancelotti. Otras opiniones creen que Ozil era un jugador imprescindible y que hubiera venido mejor la venta de Khedira o Di María. Creo que Ozil no quería abandonar el club. Las ansias de su padre por una mejora de contrato que nunca llegó y la poca confianza de Ancelotti lo han colocado en la puerta de salida. Su venta deja cierto anhelo en el vestuario. El paso del tiempo dictará sentencia.   

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode