Periodismo, deportes y actualidad

LA INTRAHISTORIA DE LA FINAL

18.07.2012 18:25

 

El Marathón no sólo es lo que se ve a simple vista en la Alameda. Es un evento deportivo que engloba multitud de granitos de arena que ayudan a conformar la montaña final. Toda conquista de título tiene su intrahistoria. A continuación, relato algunas anécdotas. Muchas de ellas formaron parte de una historia especial para los integrantes de mi equipo.

 

El Marathón no vio la disputa por unas faltas acumuladas que mantuvieron Chano Vikingo con Joselito en la mesa. Tampoco la reconciliación de ambos con una fanta de naranja como obsequio para Joselito. La lluvia tropical, típica en la época estival, también hizo acto de presencia en la Alameda. Después de media hora de parón y del trabajo de las mopas se reanudó la competición. Mauro jugando con vaqueros, Acho con camisa de botones y Garbanzo dirigiendo a su equipo con un cigarrillo en el banco son otras imágenes para el recuerdo.

 

En lo que respecta a la preparación previa de los partidos puedo comentar varios asuntos. Nadie vio cómo se relajaban los jugadores del Autoescuela Benalup antes de la semifinal. Partidas de ping-pong o “basket-acuático” eran algunas de las actividades practicadas para desconectar del ambiente de la Alameda. La limonada de Paco Flor y la fruta de Mateos hicieron el resto. Nadie se percató de la pregunta que le hice a Raúl Goyete antes de enfrentarnos a la Barriada El Matadero. “¿A quién vas a animar Raúl?” Le pregunté al verlo cargado de agua. Su respuesta:”Voy a celebrar los goles de los dos equipos”. Cuando ganamos el Marathón se emocionó y descargó su alegría. Antes de la final, el padre de Mateos nos enseñó fotos de hace 40 años cuando era uno de los directivos del C.D. Benalup. Al final, los que pudimos hacer historia fuimos nosotros. Conseguimos nuestro objetivo. El marathón 2012 tenía nombres y apellidos: Autoescuela Benalup.

 

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode