Periodismo, deportes y actualidad

MALDITA CRISIS

06.07.2012 17:00

 

El miércoles cuando me desperté y puse el debate matinal de Espejo Público (Antena 3) me enteré de una buena noticia. Había bajado las cifras del paro. Aún queda mucho por hacer para paliar la principal enfermedad social que azota nuestro país, pero el escuchar noticias positivas sobre ello siempre es motivo de alegría. Esperemos que poco a poco vayan descendiendo los registros.

 

No obstante, quiero centrarme en analizar las consecuencias de la crisis en algunas disciplinas deportivas. Prefiero dejar de lado el deporte rey, el fútbol, y explicar cómo afecta la recesión económica a deportes con menor seguimiento mediático.

 

Si empezamos por su homónimo, el fútbol sala, nos encontramos con un panorama desolador. Caja Segovia, Talavera, Carnicer Torrejón, Granada, Sala 5 Martorell y Puertollano son algunos de los nombres propios. Carnicer Torrejón anunció por twitter que debido a problemas presupuestarios comenzará la temporada en Segunda División. Aún peor es la situación de un histórico del fútbol sala. El Talavera tendrá que comenzar la campaña en Segunda B por los graves problemas económicos que atraviesa el club. En ambos casos, los dirigentes apuestan por una bajada de categoría antes que por la desaparición. Similares son los casos de Granada, Sala 5 Martorell (antiguo Miró Martorell) y Puertollano que desconocen la categoría en la que iniciarán la temporada. Si tuvo suerte y continuará en la máxima categoría, el Caja Segovia, otro emblema del fútbol sala español que estaba en apuros.

 

El baloncesto nacional tampoco es ajeno a la crisis. La noticia más contundente ha sido la desaparición de Menorca Basquet tras 62 años de existencia. El Lucentum Alicante tras desarrollar la mejor temporada de su historia se encuentra más cerca del abismo que nunca. Su plaza podría ser adquirida por el CB Canarias, que se ganó el derecho a estar en la Liga Endesa en las pistas, pero no pudo presentar los avales a la ACB. En el lado femenino, Ros Casares anunció su desaparición porque entendía que había llegado a su meta formativa. Pese a ello, existen rumores que ligan esa repentina decisión con motivos económicos.

 

En balonmano, el Torrevieja ha renunciado a su plaza en la Liga Asobal. El cuadro alicantino no dispone de los recursos suficientes para afrontar una nueva temporada en la máxima categoría.

 

Desgraciadamente, estos sólo son algunos ejemplos de los efectos de una crisis económica que afecta a todos los ámbitos. Seguro que hay muchos más casos. Unas de las víctimas principales son los clubes de formación, equipos modestos diseñados con políticas de cantera que se encuentran ahogados económicamente. Una pena, a la vez que una auténtica realidad.       

 

 

 

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode