Periodismo, deportes y actualidad

UN REGALO DE REYES

05.01.2014 17:14

 

 

Baloncesto de ida y vuelta. Esa es la filosofía de juego del Real Madrid, un equipo que está pulverizando los registros en el baloncesto europeo. Un regalo de reyes continuo y permanente para el espectador. Y es que el juego del conjunto de Pablo Laso ofrece una lista inacabable de recursos. Igual te sorprende con jugadas de ataque vertiginosas que con acciones defensivas espectaculares (el inmenso tapón de Darden a Dorsey). Acumula 27 victorias consecutivas en el arranque de la temporada oficial (Supercopa, Liga ACB y Euroliga).

 

Aunque en los últimos partidos no está mostrando su mejor versión, el Real Madrid sigue sumando. Gana sin tener que desplegar el tarro de las esencias (virtud de los  equipos grandes). Un equipo compacto que este año con los retoques de Mejri y Bourussis ha afianzado su potencial. Ahora cuenta con Bourussis, un center de casta y bravura, no exento de calidad para dominar el poste bajo. Mejri y Slaughter se encargan de la intimidación bajo los aros. Los roles están perfectamente definidos. Draper (entra siempre al comienzo de la segunda parte) aporta intensidad, robos y una dirección férrea y segura.

 

Los automatismos son muy identificables. Cada uno sabe su papel en la cancha, como si se tratase de una máquina que encendemos pulsando un botón. Sergio Rodríguez asume el papel de  jugador termómetro. Nadie mejor que el canario para definir el estilo de juego y el estado de ánimo del equipo. Si el Chacho juega bien el equipo, también. Nunca comienza de titular, no le hace falta. Su entrada en los partidos, en ocasiones, se demora hasta mediado el segundo cuarto. Algo similar le ocurre a Carroll, el tirador perfecto. Anota desde el banquillo. Siempre con la muñeca caliente. Todo equipo necesita un líder. Ese es Rudy, el jugador franquicia, el chico para todo. Lidera, anota, rebotea, recupera, asiste… A veces su carácter le juega malas pasadas.

 

También hay una perla que cada vez está más pulida. Mirotic se enfrenta a la temporada de su confirmación. De momento, está cumpliendo y en Chicago ya se frotan las manos ante su inminente llegada a la NBA. El eterno Felipe Reyes se resiste a despegarse de la elite. Aporta rebotes y veteranía desde el banquillo. Sin contar con muchos minutos no deja de ser un jugador clave para el conjunto blanco. La garra, la velocidad y la locura corren a cargo de Llull. El mahonés aparco el sueño norteamericano para seguir en el club. Un sinfín de recursos personalizados en una plantilla compensada y que cuenta con el respaldo del trabajo realizado en las últimas campañas. Sólo queda por ver cuándo llegará la primera derrota y cómo afectará a un bloque acostumbrado a ganar.     

 

   

 

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode